La Plaza está en peligro

Así no va. El equipo completó en Corrientes una gira lamentable (0-4) con la derrota versus San Martín 61-75. Al papelón de la debacle contra Regatas (41 abajo) y un traspié en Caballito ante Ferro (sus dos goleadores afuera). En Formosa, se compitió poco. 

El equipo, por primera vez en años, mira el descenso como una realidad palpable. Ganó 4 partidos en la primera mitad de la temporada (contra Unión por nada, dos a San Lorenzo y Platense en suplementario). Atenas y Comunicaciones cambiaron sus entrenadores antes de irse de receso. 

Aquí, Huarte debe seguir. El armó este equipo con los dirigentes, y es el que lo debe sacar adelante. Cualquier volantazo ahora sería perjudicial, aunque los números le juegan muy en contra, en una Liga que perdona todo menos perder. Ojalá haya sensatez y se lo confirme. Viene una seguidilla de local clave, con equipazos como Quimsa y Comodoro de visita en Gallegos, y un duelo clave por la zona baja ante Platense. Todo lo que no sea por lo menos 1 de 3 olería a fin de ciclo, basado en la capacidad de autocrítica de un coach joven y sensato, pero con el bagaje suficiente para entender que lo que asoma son finales. 

Lo del base preocupa. Fernández coincide con los peores momentos del Celeste, y juega bien en remontadas o veinte abajo, cuando ya es tarde. Es un pibe con condiciones, pero frágil de la cabeza, Reyes se le adelantó con ganas, actitud y profundidad, y hay que decirlo también, a los empujones. Ahí hay que reforzar, como una de las opciones. Dar de baja uno de los pivots (el noble Everton no lo merece, pero esto es un negocio) por un dos americano de jerarquía que tire al aro, algo que Saglietti no hace, muy negado desde afuera, que permite a todos los rivales de Hispano flotar y ajustar, con la consiguiente jaqueca de jugar con una cancha chica para la defensa, y enana para el ataque. Saglietti piensa, ordena, pasa; pero no tira de tres, o lo hace con poca eficiencia. Hay otro problemón allí. 

Si se hacen ajustes, es ahora, cambiando caras y figuritas a tiempo, para renovar el aire y barajar de nuevo. Les toca jugar a los dirigentes, que visto y considerando, han entendido que equipos sin extranjeros (San Lorenzo, Platense) están en la misma o mejor. Y que un grande como Atenas va a intentar de todas maneras salir de allí. Comunicaciones tiene el aval del gobierno de Corrientes, y va a reforzarse. Ducasse es bueno, muy bueno, pero está verde y siempre da la sensación de que irá a Europa sin que veamos su explosión. Simmons es tremendo en ataque, pero pivot que marca sale figura. Mariani sostuvo el goleo durante toda la primera fase, y hasta se lo nota algo desgastado, cuando su fortaleza mental nunca ha sido su principal activo. Ledesma aporta casi nada, Gómez y Peralta son suplentes que acompañan (y en el último tiempo, brindando poco; van con lo justo de jerarquía, con lo justo). 

En febrero, ni que hablar en marzo, será tarde. La Liga, devaluada y humilde, así y todo, no perdona. Ir como corderos inocentes al descenso sin haber intentado algo distinto, sería imperdonable. Costó mucho desde lo deportivo. A casi 20 partidos disputados, es evidente que el armado del plantel es malo, que el equipo juega mal, y que más allá de ráfagas, no está a la altura de cuidar la plaza sin sufrir. Alguien quiere jugar a la ruleta? Se disfruta esa adrenalina? 

FALTA CLARAMENTE UN EXTERNO CON TIRO, Y JERARQUÍA, CAPAZ DE INCLINAR LOS PARTIDOS. 

O UN BASE DE PRIMERÍSIMO NIVEL (A ESTA ALTURA SÓLO EXTRANJERO), que le de un ánimo ganador que Fernández no le puede imprimir, más allá de sus condiciones, que la tiene. Todo bien con un plantel de gente excelente, buenos tipos y nobles, pero a los cuales en conjunto, le cuesta mucho ganar. 

Y recordemos algo. En el Rocha se juega a cancha llena. Allí, el público debe apoyar con todo para hacer una localía de fuste. También tenemos un papel los de afuera. Eso no quita que los cambios hay que hacerlos ya. Lo que menos perdona la Liga, es la inanición. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *